Translator

lunes, 8 de julio de 2013

Las sargas de San Salvador de Oña en el Museo de Burgos

Son muchas las obras de arte emblemáticas que expone el Museo de Burgos, un gran desconocido plagado de múltiples y emocionantes sorpresas. Una de las más destacadas es la colección de ocho sargas dedicadas a la Pasión de Jesucristo procedentes del monasterio de San Salvador de Oña y atribuidas a fray Alonso de Zamora, el Maestro de Oña, a comienzos del siglo XVI. Además de su belleza, excepcionalidad y estado de conservación, también se conforman como un inigualable documento histórico para el estudio de las vestimentas y el armamento de la época.

Sargas con la Presentación ante Pilatos, la Crucifixión y la Resurrección


El monasterio fue fundado a comienzos del siglo XI por Sancho García, el último conde de Castilla, para su hija Tigridia, concebido como un enclave castellano en zona fronteriza cuyo dominio también se disputaba el reino de Navarra. En origen fue un monasterio mixto, siguiendo el modelo visigodo, común por entonces en la península.

Pero a la muerte Sancho García en 1017 el monasterio pasó a depender de Sancho el Mayor de Navarra, casado con Munia, otra hija del conde, un hecho trascendental para el cenobio, que fue entregado a la Orden benedictina, con gran prestigio en el reino de Francia y que gozaba del apoyo del papado de Roma, elegida como orden para unificar del culto religioso frente a los ritos locales que se habían ido generando en los distintos territorios cristianos, una sustitución que fue definitiva en 1080 gracias a la implantación de la liturgia romana, que vino acompañada de la necesidad de libros que introdujeran las formas unificadas de culto, rezos y cantos, suponiendo un cambio cultural en el que se buscaba la elevación espiritual a través del trabajo intelectual, con un importante desarrollo de los scriptoria y las bibliotecas monacales. Además, los monasterios benedictinos también se conformaron como verdaderos centros de gobierno y organización del territorio.

Sancho el Mayor fue enterrado en el atrio de la iglesia y a lo largo de los años siguientes la iglesia recibió otras tumbas regias.

A fines del siglo XV el monasterio experimentó una importante renovación artística, finalizándose las obras de ampliación de la capilla mayor del templo para conformar un espacio centralizado de carácter funerario, uno de los panteones más importantes de Castilla al que se trasladó un importante conjunto de sepulturas altomedievales procedentes de otra capilla del templo y que se monumentalizó mediante elegantes cenotafios de madera decorados con sargas pintadas.

Y es precisamente en este periodo cuando también se menciona a un “Fray Alonso el pintor”, un dato del que hay autores que deducen la existencia de un taller estable de pintura en el monasterio bajo la dirección del maestro fray Alonso de Zamora, al que Pilar Silva adjudica unos ángeles pintados en la bóveda de entrada, los que llevan los símbolos de la pasión adaptados al retablo de la Inmaculada y que procederían del antiguo retablo mayor, las mencionadas sargas, fechadas hacia 1490-1495, con escenas de la Pasión y que decoraban los fondos de los panteones reales, y la serie de igual tema que se conserva en el Museo de Burgos, de hacia 1510.

También se adjudican a este maestro el Retablo de San Pedro de Tejada conservado en el museo, la predela de Ameyugo y el Retablo de San Nicolás de Espinosa de los Monteros, todos centros dependientes del monasterio de Oña.

Tablas del Retablo de San Pedro de Tejada

Las conocidas hoy como Sargas de Oña son un conjunto de ocho piezas sobre tela de sarga, tela tosca, de trama abierta, con una preparación liviana sobre la que se aplicaron los colores al temple para representar las siguientes escenas de la Pasión de Jesucristo: Oración en el huerto, Prendimiento, Presentación ante Pilatos, Flagelación, Camino del Calvario, Crucifixión, Santo entierro y Resurrección.

Prendimiento

Cristo ante Pilatos

Crucifixión

Santo Entierro

Resurrección

Aunque no se sabe exactamente su finalidad y se creía que habían decorado el claustro, la fragilidad del soporte y el extraordinario estado de conservación en el que se encuentran hoy hacen pensar que estarían en dependencias internas del monasterio. El otro conjunto mencionado con igual asunto y soporte adornó los fondos de los panteones y gozó de gran estima, de ahí que se deduzca que los monjes decidieran realizar una segunda serie para sus dependencias o para otro de sus monasterios. Ambas se conforman como unas de las escasas obras conservadas sobre tela de fines del siglo XV.

Se encuadran dentro de la producción hispanoflamenca característica de los talleres burgaleses, con escenas concebidas de forma narrativa siguiendo fielmente los acontecimientos descritos en los Evangelios y con repetición de tipos en las sucesivas escenas.

Las figuras, personajes fácilmente reconocibles, están desproporcionadas respecto al emplazamiento físico en el que se desarrolla la acción, en posiciones estáticas y con rostros poco expresivos. Los fondos denotan el gusto por los paisajes y arquitecturas flamencos y las estancias interiores muestran elementos arquitectónicos propios del gótico final, algunas con las típicas soluciones de suelos embaldosados o ventanas abiertas al paisaje para marcar la perspectiva.

Las composiciones son equilibradas, con predominio de las líneas verticales que centran la escena principal a partir de un eje de simetría, como en la Flagelación o la Crucifixión, por el juego de líneas paralelas y perpendiculares, como el Camino del Calvario, o por el estudiado esquema triangular con la disposición contrapuesta de los personajes, como en el Santo Entierro o en la Resurrección.

Este conjunto es especialmente interesante como fuente histórica, pues ofrece una rica información sobre la forma de vestir y el armamento militar de la época. Aunque los personajes sagrados muestran una iconografía heredada de periodos anteriores, con nimbos, largas túnicas y mantos en los que predominan los colores azules y malvas para enfatizar el sufrimiento de la pasión. Jesucristo muestra el nimbo crucífero de tradición románica, diferenciándose de los Apóstoles.

Jesucristo con nimbo crucífero

El grupo más numeroso de personajes son hombres, con gran variedad de atuendos de acuerdo a la moda masculina de la época, un estilo impuesto por la corte de Borgoña que se caracteriza por potenciar una imagen estilizada. También se aprecian las diferencias entre los atuendos de la nobleza, más sujetos a cambios, y los del pueblo llano, con mayor pervivencia.

La calza fue utilizada a lo largo de todo el siglo, una prenda ajustada que cubría el bajo tronco y las piernas. A fines del siglo XV se usaba como prenda interior, cubierta por otras prendas de vestir. Otra pieza destacada era el jubón, chaquetilla corta y ajustada que cubría el tronco superior y los brazos. Ambas piezas se unían mediante cintas y proporcionaban una estilizada imagen, tal y como puede observarse en la Flagelación. En esta época las calzas sólo las llevaba el pueblo llano y la soldadesca, de ahí que en las sargas se vean en personajes de baja condición social, como los sayones.

Otras prendas populares fueron el sayuelo, similar al jubón pero algo más largo y sujeto con cinturón, o el palentoque, prenda de dos piezas que caía por delante y por detrás, también sujeta con cinturón, y que puede verse en una figura del Prendimiento.

Personaje con calzas y sayuelo

Figura en el Prendimiento llevando un palentoque, con una espada; el de al lado porta otra arma corta de la época y por detrás se ve una alabarda

Las piezas para ponerse encima las llevan los personajes más señalados, como Pilatos, que viste a la moda cortesana, con calzas y jubón en el interior cubiertos por un zamarro, un sayo forrado de piel; o Simón el Cireneo, que viste un balandrán con bordes ribeteados y mangas acuchilladas, diferenciándose claramente de los sayones.

Pilatos, con calzas, jubón y zamarro

En cuanto al calzado masculino, de puntera roma, es el característico del cambio de siglo.

Detalle del calzado masculino típico del cambio de siglo, con la punta roma

Otro elemento importante en la vestimenta masculina es el tocado. Uno de los más habituales es la cardeñola, muy característico de comienzos del siglo XVI, un bonete ajustado con cortes laterales y rebordes que podían llevarse levantados y que puede verse en el Prendimiento o en el Camino del Calvario.

Los dos soldados de frente llevan cardeñola

También estaban las galotas, con prolongaciones laterales, como los que llevan dos de los soldados en el Prendimiento y en la Presentación ante Pilatos.

Soldado con galota

La soldadesca también es numerosa, presente en todas las sargas menos en la del Santo Entierro. El más habitual es el infante. La mayoría van pertrechados con armadura completa, compuesta por peto y espaldar, brazales con hombreras, quijotes, rodilleras y grebas, complementando la protección con faldillas de malla o de cuero sobre el bajo vientre. Casi todos cubren su cabeza con un capacete o celada, sola o complementada con visera y babera, en algunos casos tapando completamente la cara.

Soldado con armadura completa, faldillas de malla y celada con visera; al fondo también se observa un escudo tipo adarga

Las armas corresponden al equipamiento habitual de los soldados de infantería, como las espadas cortas y las espadas-estoques, en uso hasta comienzos del siglo XVI.

También encontramos armas largas, alabardas y lanzas, usadas por la infantería y la caballería hasta el siglo XVII.

En cuanto a los escudos, aparecen tres tipos distintos: el primero es el denominado escudo de guerra, cuyo uso se remonta al siglo XIII, de forma triangular con los bordes superiores redondeados y espina central marcada, realizado madera forrada con pergamino, como los que aparecen en la Oración en el Huerto y la Presentación ante Pilatos.

Soldado con armadura completa, escudo de guerra y alabarda

Otro escudo muy utilizado es una pieza de gran tamaño, que cubre prácticamente todo el cuerpo, con forma rectangular y decorado con un sol, como el que aparece en la Crucifixión.

Escudo de gran tamaño decorado con un sol, presente en la Crucifixión

El tercero es el tipo denominado adarga, escudo ligero realizado con dos óvalos de cuero formando un corazón, pieza característica de la caballería de Al-Ándalus incorporada a los ejércitos castellanos a partir del siglo XIV y utilizada hasta la generalización de las armas de fuego; pueden verse en Camino del Calvario, colgando del arnés de un caballo, y en la Resurrección, llevada por un soldado.

Aunque le presencia femenina es menor y sólo está en la Crucifixión, el Santo Entierro y la Resurrección, también aporta interesante información sobre su moda de fines del siglo XV y comienzos del XVI.

La Magdalena de la Crucifixión viste traje o saya de tipo cortesano, ajustado en el tronco y sujeto en la cintura con un ceñidor de orfebrería ligeramente caído sobre la falda de amplios pliegues. Destacan las mangas con bullones decorativos, adaptación española de la moda italiana de enseñar las mangas de la camisa. En cuanto a la Virgen, muestra la típica imagen de las matronas de edad, con sayo y traje largo con mangas ajustado con cinturón, toca blanca y manto largo que también le cubre la cabeza.

Detalle de los vestidos de María Magdalena y la Virgen

En el Santo Entierro aparece una mujer con tres da las prendas típicas: gonete, una chaquetilla corta, basquiña, una falda larga con frunces, y una matilla de una aleta por encima, manto largo con una abertura para los brazos que surge a fines del siglo XV.

Mujer con gonete, chaquetilla corta, falda larga de frunces y matilla

Los peinados también son los de la época, con raya al medio y el cabello rodeando el rostro, recogido por detrás y cubierto con un fino velo.

Otros artículos de BURGOS en Viajar con el Arte:

Santa María la Real de Aranda de Duero
Santa María de la Asunción de Gumiel de Izán

Otros MUSEOS:

Museo Cerralbo de Madrid

Fuentes:

CASTILLO, B., Guía breve. Museo de Burgos. Burgos, Junta de Castilla y León, 1997.
RUIZ SOUZA, J. C., “Castilla y la libertad de las artes en el siglo XV. La aceptación de la herencia de Al-Andalus: de la realidad material a los fundamentos teóricos”. Anales de Historia del Arte, 123, vol. 22, nº especial, 2012, 123-161.
http://www.onienses.com/PDFS/Sargas_Onia.pdf